Desaparece la estación Echo Bravo 4 Hotel Echo Sierra

Reciclado

E.B.4.H.E.S. Es mi indicativo de radioaficionado desde hace casi 10 años y pronto dejará de existir. Mejor dicho, pronto dejará de ser mió.

Lo sé, hablar de “radio afición” en plena era Internet y cuando hay más teléfonos móviles que fijos es como hablar de las bondades de un plato de lentejas en un Burger King. Pero que queréis que os diga… soy radio aficionado… y me mola.

Me mola porque somos unos bichos raros y también buena gente, nos gusta cacharrear, probar y hablar amablemente con otros que no conocemos pero que respetamos solo por ser como nosotros.
La radioafición me ha enseñado muchas cosas: escuchar, ser paciente, educado, cortés y civilizado.
Es un mundo interesante y apasionante, lleno de frikis y de verdaderos geeks -no como los de ahora- y he podido conocer a muchos locos que ahora siguen siendo mis amigos (Leo, Julio, Nano… por citar algunos).
Además, y eso poca gente lo sabe, somos la ultima línea de defensa en casos extremos como terremotos, incendios, etc…y sino, que se lo pregunten a Protección Civil.
Os podría contar decenas y decenas de historias curiosas y apasionantes pero no os quiero aburrir con mis batallitas. Solo os diré que hablar con la estación espacial MIR con un simple walkie es toda una experiencia. Podéis creerme.

Volviendo a cosas más terrenales, os mencionaré que pertenecer a este grupo de locos no es tarea fácil. Hay que pasar un examen bastante técnico (hay temas como electrónica, manejo de equipos y legislación) y no todo el mundo se lleva el gato al agua a la primera.
La aprobación de este examen nos da la concesión de un indicativo de primer nivel (Echo Bravo) y el derecho a poder hablar en las bandas de VHF (142 – 144 Mhz) y UHF (430 – 440 Mhz).
Hasta ahora existían tres grupos, los E.B., E.C. (Echo Charly) y E.A. (Echo Alfa) que además de las materias citadas más arriba, exigían el conocimiento del código Morse.
Por lo visto y según las indicaciones de los funcionarios que he visto esta mañana, el uso del Morse ya no es imperativo desde hace un año y se funden en uno los tres grupos. Dando así la posibilidad a los E.B. (como yo) poder hablar en otras bandas (50 Mhz y Decamétricas).

Por otra parte, esta mañana cancelé mi licencia de 27 Mhz (más conocida como CB, la de los taxistas) que no utilizaba para nada y he modificado los datos de mi licencia Echo Bravo.
Al mudarme de Madrid a Vitoria he cambiado de zona y paso de la 4 a la 2. Así que dentro de poco me darán un nuevo indicativo y como un Fénix Radiofónico, renaceré de mis cenizas llamándome algo como EB2XXX.

Nos escuchamos.

3 comments

  1. matallo

    Buff, qué decirte de esas largas noches de zorro 😛 (Un no-radioaficionado podria interpretar esto mal, ¿me equivoco?)
    Es cierto que muchos geeks que nos encontramos hoy en dia habrán flirteado alguna vez con las ondas porque, in the very beginning esto es lo que habia, y no internés.

  2. Richard

    Exacto Matallo. Es más, hay gente que se conecta a Internet via las ondas, por "packet"… es muy friki. También la radio usa el potencial enorme de internet para hacer repetidores… no son mundos opuestos sino que complementarios y que se llevan bien.

  3. matallo

    Se llevan perfectamente, ya habia visto yo en el kernel de linux unos modules de radio-amateur que hasta ahora no he tenido la necesidad de activar. Además he leido noticias de que se pueden llegar a alcanzar distancias de hasta 500 km conectandose via "radio" (algo asi como el wi-fi pero en otra frecuencia)

Los comentarios están cerrados.